¿Pero, cómo se conduce un híbrido?

Un auto híbrido eléctrico se conduce prácticamente igual que uno convencional. Notarás que cuando el motor eléctrico está en funcionamiento el auto es más silencioso. Tampoco hace ruido al arrancar.

Al iniciar la marcha tu híbrido mostrará una mejor aceleración, una respuesta casi instantánea al primer toque del pedal. Esto es gracias al motor eléctrico, algo que no sucede en los vehículos convencionales.

Mientras la batería tiene carga, un híbrido se mueve en modo eléctrico. Cuando se le agota comienza a rodar impulsado por el motor de combustión sin que tú tengas que hacer nada. Y no te preocupes por la autonomía , esta tecnología te permite hacer muchos kilómetros sin repostar.

Los vehículos híbridos cuentan con cambio tipo automático, por lo que no tienen pedal de embrague. Esto facilita la conducción. Y donde realmente destaca Hyundai es precisamente en esta tecnología que se denomina cambio de doble embrague.

 

Este cambio se adapta muy bien al uso híbrido y permite que al sacar el auto de entornos urbanos a la carretera los consumos y emisiones sigan siendo contenidos. Además, si conduces un híbrido puedes elegir entre dos modos de conducción: Eco y Sport.

 

Para una conducción más dinámica. El modo Sport te permite cambiar de marcha desde las levas del volante o desde la propia palanca de cambios para realizar una conducción más deportiva.

Para una conducción más eficiente. Con el modo Eco, el vehículo es más contenido en las respuestas y además controlas el nivel del sistema de frenado regenerativo a través de las mismas levas. Con ellas se puede variar la eficacia con la que el motor eléctrico frena el auto al dejar de pisar el acelerador. De esta forma, recargará más o menos.

Por supuesto, puedes seguir la eficiencia de esa conducción gracias a los gráficos que aparecen en la pantalla del cuadro de instrumentos. Así, en todo momento sabrás qué tipo de conducción estás realizando.