Cuando compras un auto eléctrico, además de los cables opcionales, normalmente suele llevar de serie un cable que se conoce como de “emergencia” y que es compatible con un enchufe doméstico. Ojo, porque antes de enchufar tu auto a este tipo de toma, deberás comprobar que tanto el enchufe como la instalación estén dimensionados eléctricamente para un uso intensivo como es el de la carga de un vehículo eléctrico. Además, deberás tener en cuenta que cargar el auto en un enchufe doméstico en lugar de utilizar un punto de recarga específico siempre conllevará más tiempo de recarga.

Por tanto, para una mayor seguridad y eficacia en la recarga de nuestro auto eléctrico, lo más recomendable sería la utilización de un punto de recarga específico.

Para facilitar la carga en una instalación específica con total seguridad, además de los cables antes mencionados, por ejemplo, el nuevo KONA Eléctrico incorpora un cargador de a bordo de 7,2 kW que es el que se encarga de rectificar la corriente alterna a continua y así poder cargar la batería. Gracias a estos cargadores, el tiempo de carga se reduce considerablemente.